Odontopedatría

AYUDAMOS A PREVENIR, DIAGNOSTICAR Y CORREGIR PATOLOGÍAS BUCODENTALES EN NIÑOS Y ADOLESCENTES

Pide cita ahora
i

Aprendizaje

Es importante que se aprendan hábitos sobre el cuidado de sus dientes a una edad temprana.

Higiene

La importancia de la higiene dental desde pequeños es primordial para tener una sonrisa bonita durante toda la vida.

Diversión

Lavarse los dientes debe convertirse en una tarea divertida para los peques de la casa.

¿Por qué odontopediatra y no odontólogo general?

En nuestra clínica contamos con una especialista para los más pequeños de la casa, ya que es de vital importancia que los trate un odontopediatra.  En primer lugar tenemos que tener en mente que un niño no es un adulto pequeñito, por tanto el trato y el manejo del paciente pediátrico no tiene nada que ver al que se le da al paciente adulto.

La odontopediatría presenta dos aspectos bien diferenciados: la parte técnica dental y la parte psicológica.

 La psicología cumple un rol de vital importancia, ya que los niños necesitan un lenguaje muy asequible y que corresponda a la edad que tenga. No es lo mismo un niño de 2-3 años que hay que hablarle con frases más cortas y concretas que un paciente de 6-7 años con el que se puede establecer una conversación. Además hay que conseguir  un contexto lúdico que les ayude a participar con una conducta adecuada.

 

Primera visita al dentista

Esta primera experiencia va a ser fundamental para ver cómo el niño va a ir afrontando las actuaciones posteriores.  Normalmente los pequeños tienen miedo a lo desconocido, por lo que a medida que nos conocen y hacen más frecuentes sus visitas y revisiones dentales, se van habituando y lo van haciendo cada vez mejor. Normalmente aconsejamos realizar una primera visita sin tratamiento para que los pequeños se familiaricen con el entorno.

Por ello es importante visitar al odontopediatra lo más temprano posible, para que el paciente pediátrico vaya adquiriendo este hábito y lo normalice en sus actividades rutinarias.

Como siempre se dice, es mejor prevenir que curar y si es el caso en el que ya existe algún daño como por ejemplo las caries, sea detectado cuanto antes, haciendo así que las sesiones de tratamiento sean cortas y menos invasivas y por tanto mejor toleradas por los niños.

 

¿Con qué edad debemos llevar a nuestros hijos al dentista?

Desde que presenta algún diente en la boca, aunque tenga solo 1 podemos revisarlo; incluso sin que haya piezas dentales, podemos encaminar las revisiones a enseñar a los padres cómo higienizar las encías de los más pequeños y así facilitar la erupción de los primero dientes.

Normalmente se recomendaba, que la primera visita fuera en torno a los 3 años, más o menos cuando iniciaban la etapa escolar. Sin embargo se observó que a esas edades muchos niños ya presentaban caries. Por lo que hoy en día se recomienda hacer revisiones dentales cuanto antes.

Si contamos que de media, los primeros dientes empiezan a erupcionar a los 6 meses, podemos revisarlos justo a partir de ese momento.

 

Importancia de tratar dientes de leche

Muchos padres piensas que no es importante tratar los dientes de leche ya que tarde o temprano terminaran cayendo. ¿Pero cuáles son los peligros de no cuidar los dientes de nuestros peques?

Los dientes de leche deben caerse de forma natural porque el diente definitivo quiera empezar a salir y no por una caries sin tratar.

Una de las funciones de los dientes temporales es el mantenimiento del espacio para las piezas deifinitivas, si perdemos una pieza por que no ha sido tratada tendremos problemas en el futuro con la configuración de la dentadura y habrá mas posibilidades de que el niño necesite ortodoncia en un futuro.

Si dejamos alguna infección o traumatismo sin tratar, aparte del dolor que puede llegar a causar, podemos provocar algunas malformaciones en color y forma de los dientes definitivos que se están formando debajo de los de leche.

Si cuidamos la saludbucodental de nuestros pequeños tenemos mas probabilidades de que en el futuro tengan una sonrisa sana además de bonita.

 

¿A mi hijo le ha salido un flemón en un diente de leche, que debo hacer?

Lo primero que debes hacer es acudir a tu dentista para que valore el tipo de tratamiento a realizar. Hay distintos tratamientos para solucionar el problema; podemos salvar la pieza con una pulpotomía o pulpectomía, o bien, si el diente tiene una caries muy grande que no se pueda reconstruir pasaremos a la extracción de la pieza y posteriormente colocar un mantenedor de espacio hasta que salga su pieza definitiva.

¿Se hacen empastes en dientes de leche?

Siempre es aconsejable, ya que el no tratar los dientes de leche puede traer consecuencias como flemones, infecciones e incluso podría llegar a afectar a una malformación del diente definitivo si no te trata a tiempo.

Le está saliendo el definitivo pero el de leche no se ha caído, ¿es malo?

Normalmente a los pequeños les da miedo morder o masticar por la zona en la que se le mueva algún diente. Cuando el diente definitivo no viene en la misma dirección en la que estaba el temporal, a veces no tiene la fuerza suficiente como para empujar al de leche para que caiga. En la mayoría de ocasiones debemos extraer la pieza de leche para dejar al definitivo ocupar su lugar. Si se mueve el diente podemos ayudarlo con alimentos un poco mas duros, morder una manzana por ejemplo, por lo contrario debemos acudir a la clínica para valorar el caso.

¿Es normal que tenga los dientes separados?

Cuando hablamos de dientes temporales, tener los dientes separados en la mayoría de ocasiones es muy beneficioso. Eso significa que probablemente tendrá espacio para sus dientes definitivos y que por otro lado es menos probable que aparezcan caries, ya que la mayoría de estas en dientes de leche aparecen entre un diente y otro. Al tener espacio evitamos que se quede comida atrapada y nos facilita la higiene.

Parece que tiene los dientes gastados, ¿es normal?

El bruxismo infantil es más común de lo que pensamos, se caracteriza por apretar los dientes y rechinarlos normalmente mientras duermen. Cuando aparece entre los 5 y 10 años y que a su vez coincide con la caída de los dientes de leche, es una forma natural de favorecer a la formación ósea, estimular la dentición y musculación de la cara.
Suele desaparecer llegando a la adolescencia, pero si ese hábito no se corrige en la aparición de los molares e incisivos definitivos puede haber varios factores emocionales que lo provoquen como, hiperactividad, carga excesiva en el colegio, el nacimiento de un nuevo hermano u otros cambios en su vida; o bien, factores físicos como podría ser una maloclusión o problemas intestinales que provoque cierta tensión y nerviosismo a la hora de dormir. Siempre aconsejamos que lo valore una odontopediatra antes de tomar cualquier decisión.

¿Sigues teniendo dudas?

Call Now Button
Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
👋Hola, en qué podemos ayudarte?🦷